Cuidados cardiológicos y nutricionales en pacientes embarazadas.

El número de mujeres embarazadas en riesgo de sufrir complicaciones cardiovasculares está aumentando significativamente, durante la época de gestación se produce una hipertrofia del corazón o que el número de latidos aumenta cinco veces. Los problemas cardiovasculares siguen después del embarazo y hay que realizar un seguimiento.

En concreto entre un 8% y 10℅ de las embarazadas padece trastornos hipertensivos, esta condición puede ocasionar problemas tales como preeclampsia y nacimiento prematuro. Aunque la mujer no haya presentado previamente factores de riesgo cardiovascular, algunos de ellos pueden desarrollarse durante el embarazo y mantenerse una vez finalizado el mismo, lo que tiene repercusiones en la salud cardiovascular durante la vida adulta posterior.

El corazón de una embarazada aumenta su frecuencia y su gasto cardíaco. Este proceso empieza en la sexta semana de embarazo y culmina en el momento del parto, cuando el corazón de la embarazada dobla su esfuerzo. Es por eso que, durante el embarazo, el corazón debe ser vigilado de cerca. Hay que tener un cuidado especial con aquellas que ya tienen HTA o la adquieren con el embarazo, porque tienen un riesgo mayor de tener una complicación ya sea cardíaca, renal o hepática, comparado con las que no la tienen.

Estos son los cuidados más importantes que debes de tener en tu embarazo y así prevenir cualquier patología en tu corazón.

  • Haz ejercicio moderado: La actividad física es clave para mantener la salud cardiovascular y evitar el aumento de peso excesivo, pero asegúrate de no esforzarte demasiado.
  • Controla tu aumento de peso: Aumentar la cantidad correcta de peso es bueno para el crecimiento y el desarrollo de tu bebé. Aumentar mucho de peso hace que el corazón tenga que esforzarse más.
  • Evita la cafeína: Puede causar palpitaciones y latidos irregulares. También puede ser nocivo para el bebé ya que aumenta el riesgo de aborto espontáneo.
  • Reduce la sal: El exceso de sal puede elevar la presión arterial y contribuir a la retención de líquidos.
  • Consulta con tu obstetra: Las visitas regulares sirven no sólo para seguir el desarrollo de tu bebé, sino también para controlar tu salud. Aun mujeres que nunca han tenido problemas cardiovasculares, pueden desarrollar preeclampsia y estas deben acudir a un cardiólogo.
  • Opta por grasas sanas: Las mejores son de origen vegetal y pescado. Consume aceite de oliva, aguacates y alimentos altos en ácidos grasos Omega 3, como el salmón y semillas de lino y reduce tu consumo de mantequilla, carne grasa y otras fuentes animales.
  • Huevos: Repletos de proteínas y vitaminas D y B12, estas fuentes nutricionales son fáciles y rápidas de preparar.
  • Productos lácteos: La leche con bajo contenido graso, queso y yogur son fuentes deliciosas de calcio.
  • Debes consumir frutas: Ya sea fresca, congelada o enlatada, la fruta es un producto con alto contenido de vitaminas y fibras.
  • Descansa mucho: Duerme una siesta todos los días, si es posible y evita hacer actividades físicas exigentes.
  • vigilarse periódicamente la tensión arterial: Apuntar en un cuaderno las cifras para mantener el control.
  • No fumes: El tabaco aumenta la presión arterial y la frecuencia cardiaca. Además, su efecto negativo también incide en la salud del feto.

Así que ya lo sabes, la prevención es la clave durante el embarazo sé más cuidadosa y haz de los hábitos saludables tu rutina ya que debes pensar en el desarrollo de tu bebé en todo momento. Mejorar tu dieta durante el embarazo es una forma fácil de mejorar la salud tuya y la de tu bebé.

En clínica Montesur, te ofrecemos la primera consulta gratuita en el servicio de prevención cardiológica y nutricional.

Separa tu cita comunicándote al 317 40000 – anexo: 100

  • Pide tu primera cita Preventiva en Cardiología con la Dra. Claudia Ballón Castro y en Nutrición con la Lic. Erika Mora.
2019-04-11T22:37:04-05:00 abril 1st, 2019|

Leave A Comment