Empieza el invierno y con esta fría época del año, también empiezan a cambiar algunos hábitos en nuestro día a día. Se reducen las veces que realizamos actividad física y nuestra manera de comer cambia: ya no queremos vegetales frescos y aumenta nuestro apetito y nos provocan alimentos con más calorías o grasas. Pero ¿Por qué sucede esto? Porque al disminuir la temperatura del ambiente y la de nuestro cuerpo en periodos de frío, aumenta nuestra demanda de energía para poder compensarlo y mantener el calor corporal (tiritar, por ejemplo). Estos mecanismos hacen que se estimule nuestro apetito. Sin embargo, no se justifica un aumento significativo en el consumo de calorías, por lo que excedernos con alimentos ricos en grasa y azúcar, acompañado a una disminución de actividad física, puede llevarnos a aumentar de peso y grasa corporal durante esta larga etapa del año y afectar a nuestra salud.

Para poder evitarlo, puedes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Comer varias veces al día puede ayudar, por ejemplo, con 3 comidas principales y 2 meriendas, ya que al comer aumenta la temperatura de nuestro cuerpo en un 10%, esto es conocido como el “efecto térmico de los alimentos”
  • Si no nos provoca comer verduras crudas, podemos consumirlas en cremas, sopas, enrollados, omelettes o saltados
  • Podemos consumir infusiones tibias como manzanilla, hierba luisa, té verde, emoliente para hidratarnos
  • Consumir moderadamente alimentos picantes como el ají y rocoto tienen capsaicina, componente que aparte de ser un buen antioxidante y anticancerígeno, activa el metabolismo y produce calor corporal.
  • Es importante consumir una dieta balanceada, incluir todos los grupos de alimentos en la dieta: proteínas (huevo, carne, pollo, pescado), grasas buenas (aceites vegetales, aceitunas, palta, pecanas, almendras, entre otros), carbohidratos (cereales integrales, menestras, quinua, trigo) vitaminas y minerales (Frutas y verduras). Esto para mantener o mejorar nuestro sistema inmunológico previniendo enfermedades propias de la estación como resfríos.

Recuerda que es importante cuidar de nuestra salud en todo momento del año, aliméntate adecuadamente y mantente siempre en actividad y así conservaremos un buen estado físico siempre.

Lic. Erika Mora Saravia

CNP: 6480