La Degeneración macular relacionada a la edad, identificada con las siglas DMRE es una enfermedad progresiva y degenerativa de la retina que ocurre con mayor frecuencia en personas mayores de 55 años. Esta patología afecta la mácula, que es el área más importante de la retina, donde está concentrada la mayor densidad de células encargadas de la visión de detalle y nos proporciona la visión central, es decir, nos permite ver nítidamente el centro de nuestro campo visual, hacia donde dirigimos la mirada, por ejemplo, el rostro de una persona o las letras en la página de un libro.

En la DMRE, la mácula se altera y como consecuencia se deteriora la visión central. Existen dos tipos principales de DMRE: la forma no exudativa o seca, menos agresiva, en la que se depositan sustancias de desecho a nivel del epitelio pigmentario de la retina y la forma exudativa o neovascular, en la que crecen neovasos por debajo de la retina, que tienden a exudar y/o a sangrar.

Se han descrito factores de riesgo asociados, como son el hábito tabáquico, la exposición a luz solar, la obesidad, una dieta rica en grasas saturadas, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y el antecedente familiar de DMRE.

Los primeros síntomas son la disminución de la agudeza visual y/o la visión distorsionada de las imágenes. El examen oftalmológico completo, incluyendo la visualización del fondo del ojo permite hacer el diagnóstico. Estudios complementarios como la tomografía de coherencia óptica (OCT) y la angiografía de la retina, permiten identificar el tipo de DMRE y son una herramienta necesaria para orientar el tratamiento y hacer seguimiento de la enfermedad.

El tratamiento va dirigido a prevenir la progresión de la enfermedad, evitando las hemorragias y la exudación. En la forma seca, se busca controlar el daño y evitar la progresión a una forma exudativa. En la forma neovascular, se utilizan medicamentos que inhiben la formación de neovasos.

El diagnóstico precoz, y la orientación al paciente, permite cambiar hábitos de la vida cotidiana que previenen el avance de la enfermedad. En casos avanzados, existen herramientas que permiten al paciente, aprovechar su potencial visual periférico para mejorar su calidad de vida.  

En aquellos pacientes con antecedente familiar de DMRE, con disminución o alteración de la visión central o simplemente aquellos que presenten uno o más factores de riesgo, se recomienda la evaluación especializada.

DR. TORRES LEAL, ADOLFO

CMP 83232 RNE 35318

En Clínica Montesur contamos con especialistas que atenderán sus consultas.

Separa tu cita comunicándote al 317 4000 anexo 130.