La diabetes tipo 2 es prácticamente asintomática en las fases iniciales. Esto supone un retraso en su diagnóstico, incluso de varios años, y se calcula que hasta un 50% de personas con diabetes mellitus tipo 2 permanecen sin diagnosticar en este momento.

Esto hace que hasta un 20% de las personas con este tipo de diabetes presenten signos de complicaciones en el momento del diagnóstico.

Comprender los posibles síntomas de la diabetes puede provocar el diagnóstico y el tratamiento tempranos, y toda una vida de mejor salud. Si presentas alguno de los siguientes signos y síntomas de diabetes, consulta al médico endocrinólogo.

Sed y hambre excesiva con aumento de la cantidad de micciones

La sed excesiva (también llamada «polidipsia»), el hambre excesiva (polifagia) y el aumento de la cantidad de micciones (poliuria) son síntomas clásicos de la diabetes.

Cuando tienes diabetes, se acumula un exceso de azúcar (glucosa) en la sangre. Los riñones tienen que funcionar más tiempo para filtrar y absorber el exceso de azúcar. Si los riñones no pueden hacer su trabajo, el exceso de azúcar se elimina en la orina, y también se eliminan líquidos de los tejidos. Esto desencadena una micción frecuente, lo cual podría hacer que te deshidrates. Cuanto más líquido bebas para aplacar la sed, más orinarás.

Fatiga

Es posible que sientas fatiga. Muchos factores pueden contribuir con este cuadro. Entre ellos, se incluye la deshidratación por aumento de las micciones y la incapacidad del cuerpo para funcionar de manera adecuada dado que no puede usar el azúcar de manera eficiente para obtener energía.

Pérdida de peso

Las variaciones de peso también se incluyen en los posibles signos y síntomas de la diabetes. Cuando pierdes azúcar a través de la micción frecuente, también pierdes calorías. Al mismo tiempo, la diabetes puede evitar que el azúcar de la comida llegue a las células, lo que provoca hambre constante.

Visión borrosa

A veces, los síntomas de la diabetes afectan la vista. Los niveles elevados de azúcar en sangre extraen líquido de los tejidos, incluso de los cristalinos de los ojos. Esto afecta tu capacidad para enfocar con los ojos.

Si no se trata, la diabetes puede hacer que se formen vasos sanguíneos nuevos en la retina —la parte posterior del ojo— y dañar los vasos existentes. Para la mayoría de las personas, estos cambios iniciales no causan problemas de visión. Sin embargo, si estos cambios evolucionan y no se detectan, pueden provocar pérdida de la visión y ceguera.

Otras:

Aumento del número de procesos infecciosos y mayor lentitud en la curación de los mismos.

Irregularidades menstruales en la mujer no menopáusica.

Problemas de erección los varones.

Dolor o entumecimiento de pies o manos.

Infecciones recurrentes de la piel, encías o vejiga.

Toma las señales del cuerpo con seriedad

Comunícate con el médico si notas posibles signos o síntomas de diabetes. Cuanto antes se diagnostique la afección, más rápido puede comenzar el tratamiento. La diabetes es una afección grave. Sin embargo, con tu participación activa y el apoyo de tu equipo de atención médica, puedes controlar la diabetes y disfrutar de una vida saludable y activa.

En Clínica Montesur contamos con especialistas que atenderán sus consultas.

Separa tu cita comunicándote al 317-4000.