Hoy en día muchos pacientes acuden buscando una solución para mejorar su visión cercana sin utilizar lentes de presbicia, y una pregunta frecuente es si pueden operarse para implantarse un lente intraocular, porque algún familiar o conocido está operado y ya no usa lentes de montura. 

Después de los 40 años de edad, todas las personas comenzamos a perder la capacidad de enfocar las imágenes que se encuentran cercanas, lo que se denomina presbicia. Al principio es suficiente alejar un poco el libro que estamos leyendo o en el caso del teléfono celular, podemos alejarlo un poco o aumentar el tamaño de la letra, sin embargo, al pasar el tiempo, sentimos mayor dificultad para ver las imágenes cercanas e incluso percibimos el cansancio que produce el esfuerzo constante por enfocar, hasta que definitivamente nos vemos en la necesidad de utilizar lentes correctivos. En la búsqueda de la comodidad y la estética, muchos pacientes prefieren optar por la corrección de la presbicia con lentes de contacto, y actualmente consultan por la opción de corregirla con lentes intraoculares.

Los lentes intraoculares fueron diseñados para enfocar las imágenes en la retina en pacientes sometidos a cirugía de catarata. Dentro del ojo, existe un lente natural muy especial, con gran poder refractivo y capacidad de enfoque: el cristalino. Como su nombre lo dice, este lente funciona bien porque es transparente, cristalino como el agua. Cuando el cristalino se hace opaco, se denomina catarata. Al perder su transparencia (por traumatismos, por enfermedades como la diabetes, por cambios evolutivos en adultos o de forma congénita en niños), el cristalino no logra enfocar correctamente los rayos de luz que entran al ojo, por lo que no podemos percibir las imágenes con nitidez. 

La cirugía de catarata, consiste en extraer el cristalino opaco, y sustituirlo por un lente intraocular, cuyo poder refractivo y transparencia, permiten enfocar las imágenes y proporcionarnos una visión nítida. Actualmente los avances tecnológicos en el diseño del lente intraocular, le dan la capacidad de enfocar imágenes cercanas y lejanas, lo que resulta muy atractivo para dejar de usar lentes. Un paciente con catarata, que no conseguía visión nítida con ningún lente de montura, estará feliz al sustituir su catarata por un lente intraocular que además anule la presbicia.  Es importante recalcar que el uso de un lente intraocular multifocal se limita aquellos pacientes que no padecen glaucoma o enfermedades de la retina y su cálculo es más preciso si el paciente no ha sido sometido a ninguna cirugía corneal. También es importante recordar que, si el paciente tiene catarata con indicación quirúrgica, la multifocalidad del lente intraocular siempre será un valor agregado muy beneficioso. En pacientes que no tienen catarata, también es técnicamente posible sustituir su cristalino por un lente intraocular, sin embargo, el grado de satisfacción con el resultado, dependerá de la refracción previa del paciente, de exigencia visual individual, de las actividades cotidianas que realiza y de las expectativas reales planteadas al ser valorado por el especialista.

La cirugía de catarata e implante de lente intraocular es la cirugía oftalmológica más realizada en la actualidad, sin embargo, aún en manos expertas implica algún grado de riesgo quirúrgico, dependiendo de cada paciente. El lente intraocular multifocal es una herramienta maravillosa, que, utilizada en los pacientes adecuados, mejora notablemente su calidad de vida. 

DRA. VARGAS OVALLE, MARÍA EUGENIA

CMP 82849 RNE 34912
Consulte con el especialista para saber si es usted el candidato ideal para recibir este tratamiento. Separa tu cita comunicándote al 317 4000 anexo 130.