En una cohorte de personas que iban a someterse a cirugía bariátrica, evaluados con el cuestionario STOP-Bang, el SAHOS (Síndrome de Apnea Hipopnea Obstructiva del Sueño) fue altamente prevalente, casi el 75% de los pacientes tuvieron algún grado de trastorno respiratorio del sueño y cerca del 50% requirieron tratamiento con CPAP (presión positiva continua de la vía aérea) en el pre operatorio. Por esto, se recomienda solicitar un estudio de sueño, ya sea Poligrafía Respiratoria o Polisomnografía diagnóstica, dentro del plan preoperatorio a los pacientes.

Los estudios sugieren que estos pacientes tienen mayor riesgo de complicaciones relacionadas con patologías como hipertensión arterial, diabetes, obesidad y alteraciones anatómicas y fisiológicas en la vía aérea superior.

La valoración neumológica de los pacientes con sospecha de SAHOS debe iniciar con una historia clínica y un examen físico detallados. Además de diferentes herramientas clínicas para identificar aquellos pacientes con alto riesgo de padecer este síndrome, entre ellas: Escala de Somnolencia de Epworth, el Cuestionario de Berlín, con sensibilidad del 69% y especificidad del 56%; el cuestionario STOP-Bang, con sensibilidad del 93% y especificidad del 43%.

El cuestionario STOP-Bang es el más recomendado en la literatura por su facilidad en la aplicación, su buena sensibilidad y su correlación de acuerdo al puntaje obtenido con la severidad del SAHOS. Un puntaje de 0 a 2 se relaciona con bajo riesgo, de 3 a 4 con riesgo intermedio y de 5 a 8 con alto riesgo para SAHOS moderado/severo. Además, según nuevas guías, un puntaje >6 se correlaciona con la presencia de SAHOS moderado/severo.

Sin embargo, es pertinente mencionar que se recomienda complementar con un estudio objetivo como la Poligrafía Respiratoria o Polisomnografía diagnóstica, según sea el caso particular de cada paciente.

En definitiva, todo paciente con sospecha de SAHOS y puntaje >6 en el cuestionario de STOP-Bang debe ser manejado como si tuviera un SAHOS moderado/severo y debe ser llevado a cirugía, teniendo en cuenta todas las posibles complicaciones que puede presentar. No obstante, si se trata de una cirugía diferible, se recomienda esperar la realización de la Poligrafía Respiratoria o Polisomnografía para confirmar el diagnóstico y tomar las medidas pertinentes.

Dra. María del Carmen Hernández Bendezú
Especialista en Neumología y Trastornos Respiratorios del Dormir

En el caso del paciente con diagnóstico de SAHOS por Poligrafía o Polisomnografía, el tratamiento con CPAP debe continuar en el pre operatorio y en el postoperatorio inmediato, ya que ha demostrado que disminuye el riesgo de arritmias cardíacas, la variabilidad de la presión arterial, el perfil hemodinámico y el colapso faríngeo.

“Tener en cuenta, que la presentación de complicaciones respiratorias está relacionada de forma directa con la severidad del SAHOS, de ahí la gran importancia de una evaluación neumológica enfocada a riesgos específicos previamente señalados de manera amplia”