Estamos en una época en la cual el uso de dispositivos electrónicos (computadores, tablets, celulares) se ha vuelto casi una necesidad básica. Debido al avance en la tecnología y al acceso a internet cada vez más personas usan estos dispositivos electrónicos para actividades de ocio como para el trabajo.

Incluso este año ha aumentado mucho más el uso de computadoras, ya que debido a la época en la que estamos, nos hemos visto obligados a usar las computadoras para el trabajo e incluso los niños para su educación. Esto es muy bueno ya que podemos tener igual acceso a muchas herramientas para nuestra formación, pero también lleva una serie de efectos adversos que pueden afectar nuestra visión a largo plazo.

En los últimos años ya se había establecido el síndrome del computador, o síndrome visual informático (SVI), que es causado al estar muchas horas frente a un dispositivo electrónico (sobre todo se le relaciona con el uso de computadoras).

Los síntomas más comunes son la fatiga visual, dolores de cabeza, visión borrosa, ojo seco y dolor en la región del cuello y hombros. A veces pueden quejarse también de visión doble e irritación ocular. Se calcula que un trabajador promedio pasa unas 7 horas al día frente a la computadora (sea en el trabajo o en casa); y un gran porcentaje de las personas que están frente a la computadora por más de 3 horas presentan los síntomas relacionados con este síndrome.

Los síntomas pueden estar relacionados a una pobre luz en el medio ambiente en el que se encuentra, los reflejos de la misma pantalla, la pobre postura corporal, trastornos refractivos sin corregir o una combinación de estos factores.

Se necesita una evaluación oftalmológica detallada para evaluar el SVI, el cual contemplará la historia laboral del paciente, el uso de medicaciones y los ambientes laborales que puedan estar favoreciendo la aparición de los síntomas.

Se debe educar a los trabajadores para evitar la fatiga visual. Un método es la regla 20-20-20. Que consiste en tomarse 20 segundos de “descanso”, y mirar a lo lejos hacia cualquier objeto situado a 20 pies (que equivale a 6 metros) en adelante, y realizar esto cada 20 minutos de trabajo con la computadora.

Con esto vamos a lograr que el músculo ciliar (que se encuentra dentro del ojo y se contrae para poder realizar actividades de cerca) se relaje en esos segundos y si lo realizamos de forma pausada podríamos evitar los síntomas de la fatiga visual.

Además, hay que recordarles a los trabajadores la importancia de parpadear frecuentemente, ya que al hacer actividades que nos demanden cierto grado de concentración, de forma inconsciente parpadeamos menos de lo normal y por tanto el ojo está más expuesto por más segundos y tiende a resecarse y causar síntomas de ojo seco (como ardor, lagrimeo, ojo rojo).

La computadora debería estar a unos 15-20 grados por debajo del nivel de los ojos y debería estar a una distancia entre 50-70 centímetros de donde estemos.

Uno deber trabajar en un ambiente con luz adecuada para mejorar el confort y performance visual. La luz del monitor debe ajustarse para reducir los destellos y reflejos de la misma pantalla. El uso de filtros puede reducir los destellos de luz cuando la luz del medio ambiente no puede controlarse. Muchas veces el brillo, contraste y el tamaño de las letras en el computador pueden modificarse para mejorar la visibilidad.

Los trabajadores deben descansar visualmente cuando usen la computadora por períodos prolongados. Tras 2 horas de uso continuo de la computadora, un trabajador debería descansar visualmente por 15 minutos aproximadamente.

Se debe incentivar a los trabajadores además en pasar exámenes oftalmológicos anuales para mantener una buena visión y prevenir el SVI.

Mejorar el estado visual de los trabajadores que usan computadora resulta en una mayor productividad en el trabajo y mejora el confort visual del paciente.

Nunca debemos olvidarnos que estamos en una época donde el uso de dispositivos electrónicos en general se ha hecho muy común en todos los estratos sociales y en todas las edades, así que tenemos que ser responsables con lo que puede generar el uso de estos equipos y realizarnos chequeos visuales para prevenir cualquier problema que pudiera presentarse en el futuro.

Cualquier duda o consulta no dude en contactar a nuestros especialistas.
Dr. Diego Ramírez Malatesta
Oftalmólogo
CMP: 64556 RNE: 38493
Separe su cita comunicándose al 979-708672 o al 317-4000 anexo 130.